El FA-50 es solo uno de los vetos de las FF.AA. argentinas

Por la noche de ayer, el ministro de defensa de la Republica Argentina, Ing. Agustin Rossi, compartió en sus redes sociales una carta enviada por funcionarios de Korea Aerospace Industries al embajador argentino en Corea del Sur comunicándole que el Reino Unido de Gran Bretaña vetaba la licencia de exportación solicitada por la compañía para la venta de los aviones caza ligeros FA-50 a la Fuerza Aérea Argentina.

Este caza ligero derivado del entrenador avanzado T-50 ha sido seleccionado por la Fuerza Aérea Argentina para complementar a los cazabombarderos subsónicos A-4Ar Fightinghawk luego de la desprogramación de los supersónicos Mirage III/V en noviembre 2015.

Korea Aerospace Industries emplea una serie de componentes en esta familia de aeronaves, producidas o bajo licencia de empresas del Reino Unido, es decir, bajo control intelectual y de exportación del gobierno de Su Majestad. El complejo militar industrial del Reino Unido tiene una importantísima e histórica participación clave en el desarrollo y producción de la industria aeroespacial mundial.

En la propuesta presentada a la FAA en el año 2016, KAI identifica partes criticas del sistema de control de vuelo Fly-by-Wire, El sistema de identificación Amigo-Enemigo (IFF) en este caso de BAE Systems y una batería térmica producida por ASB Group en Escocia. Por un total de seis componentes, tal y como la carta aclara.

Korea Aerospace Industries aclara que continuara insistiendo, sin embargo, difícilmente pueda materializarse esta adquisición conforme el refuerzo de las políticas exteriores argentinas, a partir de la presidencia de Alberto Fernández para presionar al Reino Unido de Gran Bretaña a iniciar las conversaciones por el traspaso de la soberanía de las Islas Malvinas y del Atlántico Sur.

Antecedentes y otros casos

Luego del Conflicto del Atlántico Sur entre ambas naciones en 1982, el RUGB estableció un embargo y veto en la compra de equipamiento militar de origen británico para la Argentina. A mediados de la década de los 90’s conforme las relaciones fueron enfriándose, se fue levantando parcialmente, aunque con particular excepción en los sistemas de armas que una década atrás habían sido claves para las acciones de las FF.AA. argentinas sobre el archipiélago contra las fuerzas británicas.

Durante la segunda presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, el Gobierno de Su Majestad, como respuesta al endurecimiento de la postura argentina estableció limitaciones selectivas en los permisos de exportación de equipamiento militar y repuestos a la Republica Argentina. Es decir, productos sea manufacturados o reparados en el Reino Unido.

Por lo tanto, un componente de la transmisión de un destructor MEKO 360H2 de la Armada Argentina que fue enviado entonces a su recorrida en el Reino Unido ha sido automáticamente retenido por el Gobierno de Su Majestad y hasta el día de la fecha no ha sido entregado. Dejando en consecuencia la nave inoperativa.

Luego de la modernización de los aviones Hércules de la Fuerza Aérea Argentina, dos de estos que cuentan con capacidad de reabastecer otros en vuelo, necesitaban que sus sistemas de reabastecimiento fueran reparados. Sus sistemas originales eran de manufactura o de empresas que actualmente están controladas por consorcios británicos. Por lo que, con asistencia de un intermediario, la Fuerza Aérea Argentina recurrió a la empresa norteamericana e-Northstar para recorrer y modernizar estos equipos y así devolverlos a condición optima.

La FAA oportunamente mostro interés en incorporar aviones Dassault Mirage 2000 de segunda mano y habría sido también desestimado por influencia británica. Sin embargo, no se ha limitado a estos sistemas por lo cual, recientes publicaciones han dado cuenta de que la Argentina ha sido limitada en mas de 12 oportunidades en compras militares dentro de la Unión Europea.

¿Y ahora que hacemos?

Resulta entonces incomprensible o irracional, el sostenido interés y la presunción de parte de la Fuerza Aérea Argentina en adquirir plataformas que incluyen sistemas de origen británico bajo presunción que el Gobierno de Su Majestad fuera a aprobar las licencias, como podemos notar, no sucede. Lógicamente, como medida efectiva de poder y disuasiva ante la posibilidad de que un eventual enfrentamiento empleara sus probados equipamientos. También resulta ilógico que los funcionarios y asesores no objetaran estos procesos con tan transparente evidencia.

Por dar un ejemplo, el avión de transporte KC-390 producido por la brasileña EMBRAER, para la cual FAdeA produce subcomponentes, cuenta con un importante porcentaje de componentes de origen británico lo que haría imposible o muy costoso su reemplazo por mayor interés que hubiera de parte del gobierno brasileño para concretar su venta a la Republica Argentina.

Durante la gestión anterior del Ing Rossi, una comisión de la FAA viajo a China a analizar el caza ligero JF-17 producido en conjunto con Pakistán y en donde va reemplazando los cazabombarderos Mirage III/V. La recorrida en la planta del fabricante fue trunca ya que el planificado vuelo al Pakistán Aeronatical Complex nunca se concreto y con eso desecho las posibilidades.

¿Seria momento de considerarlo otra vez? Una reciente publicación dio cuenta cuando la FAA también viajo a China, treinta años atrás, para analizar los F-7 ofrecidos en muy favorables condiciones para reemplazar los aviones perdidos en el combate de 1982.

Esta es una pregunta de difícil respuesta o que al menos excede este articulo, debemos sentarnos a planificar concienzudamente la defensa de nuestra nación y la planificación a largo plazo, con las medidas necesarias para poder brindar una capacidad disuasiva real, sostenible y libre de embargos. Algunos sostienen que los únicos que podrían darnos estas condiciones son la Republica Popular China y la Federación Rusa.

Sin embargo, el análisis resultaría simplista y debe considerar que primero deberemos poner en valor toda la infraestructura necesaria a la altura de nuestros tiempos para poder articularlo de manera seria y comprometida.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store